De la nada…

diciembre 3rd, 2013
De la nada te vi venir, tocaste algo en mi,  
tocaste lo que ningún otro mortal había podido tocar,
lo inalcanzable, lo abstracto; eso que no puedo nombrar…
 
De la nada me hablaste, tocando la puerta a mi alma,
abriéndotela mis emociones, dándote merienda mis sentidos
y dejándose acariciar mis sentimientos…
 
De la nada olvidé quien quería ser para ser quién en verdad soy,
te conocí con la única intención de tener un amigo más, pero,
me enamoré en el intento.
 
De la nada rompiste todo parámetro establecido en mi, 
encontraste mi punto débil, mi talón de Aquiles, 
encontraste ese atajo para llegar a mi ser.
 
Con cada palabra, con cada uno de tus pensamientos en voz alta,
con esa sonrisa tuya tan imperfecta y ese intelecto* tan envidiable,
solo con eso me enamoraste.
 
De la nada, te has vuelto indispensable en mis pensamientos, 
en mis oraciones; te has vuelto mi credo, esa historia que jamás pasará
esa misma que sueño noche a noche.
 
Mis noches en vela titulan tu nombre, mis ojos alucinan ver tu rostro,
mis manos te imaginan sobre tu cuerpo, mis oídos pasan una y otra vez
pequeñas grabaciones de tu voz mientras mi mente continúa abierta para entenderte…
 
De la nada, pasé a segundo plano, me enamoré perdidamente como nunca lo he deseado,
vivo con la necesidad de verte y sentirte bien, anteponiendo tu felicidad, incluso, a costa de mi llanto.
Comments are closed.